Hemos estado con nuestros dos niños del 1 al 11 de agosto y han sido unos días inolvidables. El apartamento acogedor, con un estilo rústico muy agradable, y con todo lo necesario para sentirse como en casa. Los propietarios, Chon y Domingo, encantadores, amables, siempre atentos a nuestras necesidades y recomendándonos rutas y excursiones fantásticas, el entorno una maravilla de paisajes, naturaleza en estado puro, ideal para los que buscan tranquilidad, relajarse y desconectar de todo.

Muy destacable los increíbles baños en distintos puntos del río Tajo, una experiencia que sabemos quedará marcada para siempre en nuestros recuerdos y en los de nuestros hijos.

Juan José,