Estuvimos un fin de semana, se quedo corto, prometemos volver.
La casa preciosa, en los fotos es bonita pero en realidad es mas bonita todavía. Los dueños Chon y Domingo son un encanto y muy atentos.
Los alrededores con unos paisajes espectaculares, la ruta que nos indico Domingo para ir a la cascada nos dejo con la boca abierta, es una sorpresa cuando llegas y ves ese paisaje.
Por la tarde el baño en el rio, ¡¡¡que aguas tan cristalinas!
!!, fresquita pero muy apetecible.

Se quedaron sitios pendientes , esperamos volver.

Almudena Vazquez Liso,