Esta es mi tercera estancia con Chon y Domingo en estas privilegiadas casas y como los últimos tres años, ha sido una experiencia única e irrepetible.

Tanto Chon como Domingo están continuamente asequibles para cualquier problema que pudiera surgir (pocos), para darte consejos sobre excursiones, lugares de visita etc. Este año además, hemos podido acompañar a Domingo a recolectar trufas a su finca, con su preciosa perrita Paloma, lo cual es un signo más de la cercanía y trato familiar de esta pareja hacia sus inquilinos.
El pueblo es muy tranquilo, familiar, cercano. Las uvas en la plaza ha sido una experiencia distinta, al dejar de lado las televisiones y programas cutres de todos los años cambiándolos por esta nueva forma de tomarlas. Y que vamos a repetir, seguro!!!

Hicimos unas cuantas excursiones: el nacimiento del río Cuervo, la laguna de Taravilla, una excursión por los alrededores hasta una presa cercana, y todas son fabulosas.

Es un sitio tranquilo, perfecto en la limpieza, donde se respira tranquilidad y ambiente rural por los cuatro costados. El nuevo gallinero construido al lado de las casas hará que tengas como despertador natural el canto de un gallo.

El nuevo porche-sala de estar que ha construido Domingo, con un horno de piedra y una barbacoa, así como dos enormes mesas preparadas para unas 20 personas es un acierto si vas con mucha gente.
En fin, que más puedo decir de este sitio: recomendado 100% a parejas, familias, gente que vaya solo, con perros, gatos,etc... La calefacción no te hará pensar que fuera hace diez grados bajo cero.

Gracias Chon y Domingo por hacer de nuevo un fin de año especial. Lo hemos pasado genial!!!

Alex Molina, Opinión de TopRural